TUTORIAL: Máscaras de látex

Publicado: marzo 31, 2010 en Uncategorized

Buenas,
Voy a aprovechar que he sacado unas cuantas fotos de la máscara de Abe Sapiens para dejar escrito un pequeño tutorial sobre cómo hacer máscaras de látex.
Para empezar, necesitamos una cabeza de corcho blanco, como ésta:
Lo ideal sería tener un molde de la cabeza del que va a llevar al máscara, pero hacer moldes de gente es un poco complicado, así que para empezar, es mucho más sencillo y seguro usar cabezas de corcho. Sobre esta cabeza de corcho, damos varias capas de plastilina hasta tener un buen grosor (la máscara tiene que ser más grande que la cabeza del que la va a llevar, o no se la podrá poner).
Cuando ya haya suficiente plastilina, se le empieza a dar la forma básica del personaje que estemos haciendo. Hay que empezar primero por cosas muy muy básicas (tamaño, altura y distancia de los ojos, donde irán la nariz y la boca, etc). Hay que tener muchas fotos de referencia desde todos los ángulos posibles. Además, las fotos deben de ser bien granditas.
Una vez sabemos dónde va colocada cada cosa, empezamos a dar los detalles. Esta es la parte en la que más se tarda, y lo más conveniente es ir haciéndolo con tranquilidad a lo largo de varios días, porque si te pasas muchas horas seguidas modelando, llega un momento en el que dejas de ver bien lo que estás haciendo y no te das cuenta de cómo te está quedando.
Para modelar bien la plastilina, se usan “vaciadores”, unas pequeñas herramientas que venden en tiendas de bellas artes:
Cuando hayas conseguido darle la forma que querías a la plastilina, llega el momento de sacarle molde. Para eso, el primer paso es dividir la figura en dos mitades iguales, haciendo una barrera de plastilina alrededor. También es posible hacer la barrera recortando tiras de latas de refresco, el resultado es el mismo.
Ahora hay que cubrir una de las dos mitades con escayola. Yo lo que hago es tumbar la figura sobre una superficie acolchada (una almohada que vayas a tirar, un rollo de gomaespuma, lo que sea). Preparas la escayola y das la primera capa con un pincel, para asegurarte de que se coja todos los detalles. luego vas dejando caer el resto de la escayola hasta que esté todo totalmente cubierto (pero procura que no caiga al otro lado de la barrera). Al dar las últimas capas es buena idea dejar que la escayola esté medio fraguada, para que no chorree y sea tan manejable como el barro. Procura que no quede ninguna zona demasiado fina, o se partirá al abrir el molde. Déjalo secar un buen rato (una o dos horas).
Una vez esté seco, le das la vuelta. Tienes que quitar la barrera de plastilian que habías puesto para dividir las dos mitades. Es muy importante  embadurnar bien la escayola seca que queda ahora donde antes estaba la barrera con vaselina y jabón (mezcla vaselina con lavaplatos en un vasito y das varias capas en todo el borde). Luego, cubres esta mitad también con  escayola, procurando nuevamente que no caiga a la otra mitad. Se deja secar el tiempo que haga falta (un día entero, por ejemplo).
Cuando ya haya pasado tiempo suficiente, hay que conseguir separar las dos mitades del molde, haciendo palanca con algo. Hay que tener mucho cuidado en esta parte, porque si la escayola no está lo suficientemente seca o si haces demasiada fuerza, puede romperse todo y tener que empezar de nuevo. Una vez hayas conseguido separar las dos piezas, hay que quitar toda la plastilina de dentro y volver a cerrar el molde, sellando bien todos los huecos que puedan quedar entre las dos mitades (yo lo que hago es tapar bien toda la unión entre las dos piezas con plastilina y luego dar mucha cinta de embalar para sujetarlo).
Ahora que el molde está hecho, hay que rellenarlo de látex. Para eso, hay que echar el látex en un balde, mezclarlo con polvo de talco y con pintura del color que quieras para la máscara (por ejemplo, en mi caso, le eché un poco de pintura azul). Echas la mezcla al molde y agitas bien hasta asegurarte de que el látex ha mojado hasta el último recoveco, y lo que sobra lo devuelves al balde. Dejas que se seque (quedará una fina membrana de látex adherida a todo el molde) y vuelves a repetir el proceso una y otra vez hasta que el látex haya cogido el grosor que quieras. Luego lo dejas secar un buen rato (otro día entero, si hace falta). Cuando creas que ya ha pasado suficiente tiempo, separas las dos mitades del molde y despegas el látex. Ya tendrás la máscara hecha, sólo falta limpiarla bien para quitarle todos los restitos de escayola, abrirle los agujeritos que haga falta, y pintarla. Para pintar, yo lo que hago es mezclar pinturas acrílicas con látex o con medium textil en un vasito y luego se las doy a la máscara con un pincelito o una esponja.
La máscara terminada:
¡Espero que os haya gustado el tutorial y que a alguien le sirva de algo!
About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s